A pesar de que nos habría gustado poder dar una oportunidad a HONDURAS y recorrerlo en profundidad, dada la situación que atraviesan, no fue posible.

Actualmente, en éste 2019, los hondureños están siendo protagonistas de varias protestas contra el gobierno, cortando las carreteras y dificultando así el movimiento por el país. La mayoría de protestas son pacíficas, pero como un señor hondureño nos decía: “quién sabe si te estás cruzando con una pacífica o no…”

Principalmente, por ésta razón, decidimos cruzar el país en UN DÍA, pero no pudimos evitar al menos parar a visitar algunos destinos y conocer un poco de su gente.

En ésta entrada os contamos cómo fue cruzar la frontera Nicaragua – Honduras, con trámites de vehículo y perros, qué lugares conocimos y dónde dormimos.


SI TE GUSTA ÉSTA ENTRADA, SUSCRÍBETE PARA NO PERDERTE NADA:


FRONTERA NICARAGUA – HONDURAS

Con mucha pena de dejar atrás Nicaragua, un país que nos ha sorprendido muchísimo, un miércoles nos dirigimos a la frontera de El Espino para entrar al que sería nuestro cuarto país en éste viaje.

Aduana de Nicaragua

A primera hora estábamos en la Aduana de Nicaragua, donde tuvimos que realizar los siguientes trámites:

  • Inmigración: el primer paso es ir a por el sello de salida del país para el pasaporte propio. Tiene un costo de 2$ (nota: sólo se aceptan dólares, no intentéis pagar con córdobas).
  • Aduana: en la ventanilla al lado de inmigración se encuentra Aduana, dónde hay que pedir el sello de salida para el vehículo.Antes de ponerte el sello, se realiza una inspección del vehículo. Éste trámite no tiene ningún costo.
  • IPSA: si viajáis con mascotas, tendréis que ir al ISPA, cuya oficina ésta justo en frente del edificio principal. Aquí nos pusieron el sello de salida al papel que nos habían dado a la entrada del país.

Aduana de Honduras

Con todo esto listo, es momento de ir a la Aduana de Honduras:

  • Inmigración: a la izquierda del edificio de aduana, hay un pasillo donde se encuentras las ventanillas de inmigración para los sellos de pasaporte. El sello de entrada cuesta 3$.
  • Aduana terrestre: en la puerta principal, tendremos que pedir el permiso de circulación temporal para el vehículo. Éste trámite cuesta 16$.
  • SEPA: Con éstos trámites realizados, ya sólo quedaría el permiso de los perros. En nuestro caso, el encargado del SEPA se dirigió a nosotros cuando estábamos en el aparcamiento de la aduana, miró a los perritos, les hizo una foto y con eso, nos realizó el certificado mientras nosotros hacíamos el papel en Aduana para el vehículo. El señor va con una camiseta azul clara, pueden intentar encontrarlo por la zona. Si no lo encuentran, tendrán que dirigirse hacia la entrada de Honduras, y unos metros más antes de salir de la aduana, a la izquierda de la carretera, está la oficina del SEPA donde se realiza éste trámite. Nos costó 300 lempiras (moneda oficial de Honduras), como 12$, por los tres perros. Es un certificado que tiene validez en otras fronteras del CA4 (Honduras, El Salvador, Guatemala).
Certificado de Salud Perros

Pasar las dos aduanas, nos tomó 2 horas aproximadamente. Ahora ya sólo quedaba disfrutar del país todo lo que pudiésemos en 24h.

*RECOMENDACIÓN: Aprovechad en la misma frontera para cambiar el dinero que tengáis a LEMPIRAS, siempre hay algún señor con cambio. En puestos locales no suelen aceptar dólar, sólo en comercios más grandes.

El cambio en julio de 2019 estaba en 24 lempiras = 1$


OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

->FRONTERA CON VEHÍCULO PANAMÁ – COSTA RICA: https://www.maletascompartidas.com/frontera-con-vehiculo-panama-costa-rica/

-> FRONTERA CON PERROS PANAMÁ – COSTA RICA:

https://www.maletascompartidas.com/frontera-perros-panama-costa-rica/


PARADA EN: SAN LORENZO

Un pequeño pueblito donde paramos en su mercado local para comprar algunas frutas frescas y dónde disfrutamos de una rica cerveza Salva Vida en su Playa La Cabaña, con vistas a los manglares.

Podréis encontrar gente que ofrece tours en lancha para ir a visitar las islas y los manglares, quizá es bonito, pero nosotros no teníamos mucho tiempo, así que nos conformamos con sentarnos en un rancho y refrescarnos con la cerveza local: Salvavida.

SEGUNDA PARADA: TERMAS DE RIBOT

Nuestra siguiente parada fueron las Termas de Ribot, no teníamos que desviarnos mucho de la ruta y nos parecía una opción perfecta para relajarnos, en sus aguas termales después de un largo día.

A nuestra llegada varios niños curiosos se acercaron, todos muy habladores y con ganas de hacer muchas preguntas. Acabaron todos asomados a nuestra pequeña casita rodante y jugando con nuestros perros, siempre protagonistas.

La entrada a las termas cuesta:

  • Aguas calientes: 40 lempiras
  • Aguas calientes y piscina: 80 lempiras

Fue un día de calor horrible, así que estábamos deseosos de meternos en un agua bien fría antes de las termas. Pero fue un poco decepcionante, ya que era una piscina ordinaria y el agua estaba más bien templada…

Pero las termas que, si son de agua natural que baja del río, son muy bonitas. Tienen diferentes piscinas naturales, que varían de temperatura desde los 40º-42º la máxima, a otras más templadas de unos 20º. Pero ninguna muy fría.

El lugar está abierto hasta las 9pm, así que puedes relajarte antes y después de una rica cena en su restaurante.

Los platos varían desde los 3$ hasta los 9$, y la comida estaba realmente buena.

En la entrada de las termas nos dijeron que podíamos dormir en nuestra casa rodante allí mismo, pues tienen luz, un guardia toda la noche y cámaras de seguridad. En cambio, no recomiendan ir más adelante en el camino porque puede ser peligroso.

Por suerte, no tuvimos ningún incidente en nuestro paso por Honduras, aunque sí, nos contaban que había algún retén en la carretera tan sólo un día antes.

La gente nos pareció de lo más amable. Pudimos conocer a algunos lugareños que nos contaban de la vida en el país y que nos hacían sentir su admiración hacia nuestra vida.

Como una joven muchacha, que nos contaba lo difícil que puede ser para una mujer vivir allí y las dificultades económicas que tienen por el bajo salario, la inseguridad que viven en las calle, etc. Con su narración pudimos imaginar, lo dura que puede llegar a ser la vida, aunque ella todo nos lo contó con una sonrisa y contenta de poder estar allí.

Pasamos una noche muy tranquila en las termas de Ribot, pudimos recargar energías y salir a la ruta hacia El Salvador al día siguiente.


SI TE GUSTA ÉSTA ENTRADA, SUSCRÍBETE PARA NO PERDERTE NADA:


TAMBIÉN PUEDES SEGUIR NUESTRAS AVENTURAS DIARIAS EN FACEBOOK E INSTAGRAM :

MALETAS COMPARTIDAS


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: